sábado, 3 de febrero de 2018

AVANCE AL CATALOGO DE CAVIDADES DE ALFOZ DE LLOREDO (I)

Este catalogo pretende ser el primero de una serie de publicaciones cuyo objetivo es ir dando a conocer y actualizar la información de los catálogos ya existentes del Término municipal de Alfoz de Lloredo, Publicando las cavidades ya conocidas y las nuevas fruto de las exploraciones en el municipio. En el año 2009 se catalogaron un total de 104 cavidades, en la base de datos de la Federación Cántabra de Espeleología. Información procedente de los Cuadernos de Espeleología, Boletín Cántabro de Espeleología y otras publicaciones.

Alfoz de Lloredo es un municipio costero de la comunidad autónoma de Cantabria (España). Se sitúa en la costa occidental de dicha región, en un área marcada por un microclima que permite los cultivos típicamente mediterráneos. El municipio está situado en la comarca de la costa occidental.

Limita al norte con el mar Cantábrico, al sur con Udías, Cabezón de la Sal y Reocín, al este con Santillana del Mar y al oeste con Ruiloba y Comillas. Alfoz de Lloredo está a una distancia de 35 kilómetros de la capital cántabra, Santander, y a 12 de Torrelavega.


RELACION DE CAVIDADES

1. ALL 13
   Localización: La Busta.
   Desarrollo: 76 m.
   Desnivel: -11 m.
   Tipo: Cueva.
   Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 11.                              
   Altitud: 280 m.

2. ALL 14/15/16
   Localización: La Busta.
   Tipo: Torca.
   Desnivel: -23 m.
   Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 11.
   Altitud: 280 m.

3. ALL 17
   Localización: La Busta                                                             
   Otros nombres: Cueva de Enterramiento.
   Tipo: Cueva.
   Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 11.                                   
   Altitud: 280 m.

4. ALL 22/23
   Localización: La Busta
   Otros nombres: ALL 22/22B
   Desnivel: -36 m.
   Tipo: Torca.
   Referencia: Memoria de Exploracion P.T.M. 2016.
   Altitud: 254 m.

5. ALL 25
   Localización: La Busta.
   Desnivel: -3 m.
   Desarrollo: 17 m.
   Tipo: Torca.
   Referencia: Memoria de Exploracion P.T.M. 2017.
   Altitud: 243 m.
                                                                                                   
6. ALL 26
   Localización: La Busta.
   Desnivel: -16 m.
   Tipo: Torca.
   Referencia: Memoria de Exploracion P.T.M. 2017.
   Altitud: 222 m.
                                                                                                 
7. ALL 33/34
   Localización: La Busta.
   Desnivel: -12 m.
   Tipo: Torca.
   Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 11.
   Altitud: 265 m.
.                                                                                                  
8. Cueva de las Canalonas
   Localización: La Busta.
   Otros nombres: Cueva de la Esperanza.
   Desarrollo: 1.080 m.
   Tipo: Cueva.
   Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
   Altitud: 270 m. 
                                                                                                
9. Cueva del Linar
   Localización: La Busta.
   Otros nombres: Cueva de la Busta.
   Desarrollo: 7.631 m.
   Tipo: Cueva.
   Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 11.
   Altitud: 80 m.

10. La Torcona
    Localización: La Busta
    Desnivel: -105 m.
    Tipo: Torca
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 6.                                   
    Altitud: 312 m.

11. Cueva de Villegas I
    Localización: Cobreces.
    Desarrollo: 524 m.
    Desnivel: -23 m.
    Tipo: Cueva.
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 15.
    Altitud: 88 m.
                                                                                                   
12. Cueva de Villegas II
    Localización: Cobreces.
    Desarrollo: 187 m.
    Desnivel: -6 m.
    Tipo: Cueva
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 15.
    Altitud: 88 m.
                                                                                                   
13. Cueva de Villegas III
    Localización: Cobreces
    Desarrollo: 394 m.
    Desnivel: -15 m.
    Tipo: Cueva.
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 15.
    Altitud: 88 m.
                                                                                                 
14. A-33
    Localización: Novales.
    Tipo: Surgencia.
    Referencia: Memoria de Exploracion P.T.M. 2017.
    Altitud: 44 m. 
                                                                                           
15. Cueva de las Aguas
    Localización: Novales.
    Otros nombres: Cueva de los Santos y A-8.
    Tipo: Cueva.
    Referencia: Monográfico El Karst de Udias.
    Altitud: 100 m.
                                                                                                
16. Cueva de San Millan
    Localización: Novales.
    Desarrollo: 268 m.
    Tipo: Cueva.
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 15.
    Altitud: 88 m.

17. Cueva de la Presa
    Localización: Novales.                     
    Otros nombres: A-31.
    Desarrollo: 200 m.
    Tipo: Cueva.
    Referencia: Monográfico El Karst de Udias.
    Altitud: 88 m.
                                                                                               
18. Cueva del Agua.
    Localización: Oreña.
    Desarrollo: 8.544 m.
    Desnivel: -98 m.
    Tipo: Cueva.
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 13.
    Altitud: 72 m.
                                                                                                    
19. Cueva de la Cantera
    Localización: Oreña.
    Desarrollo: 50 m.
    Tipo: Cueva.
    Referencia: Memoria de Exploracion P.T.M. 2017.
    Altitud: 67 m. 
                                                                                                  
20. Cueva de Cotera
    Localización: Oreña.
    Otros nombres: Cueva de los Valles.
    Desarrollo: 3.750 m.
    Tipo: Cueva.
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
    Altitud: 80 m.
                                                                                             
21. Cueva del Chaparral
    Localización: Oreña.
    Desarrollo: 1.120 m.
    Desnivel: 45 m.
    Tipo: Cueva.
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 12.
    Altitud: 130 m.                                                                                               

Bibliografía

1. Memoria de Exploracion P.T.M. 2017                                                                             
    Club  Pico Tres Mares 2017.

2. Memoria de Exploracion P.T.M. 2016                                                                             
    Club  Pico Tres Mares 2016.

3. Boletín Cántabro de Espeleología 16.                                                                             
    Federación Cántabra de Espeleología 2007.

4. Boletín Cántabro de Espeleología 15.
    Federación Cántabra de Espeleología 2003.

5. Boletín Cántabro de Espeleología 13                                                                             
    Federación Cántabra de Espeleología 1997.

6. Boletín Cántabro de Espeleología 12.                                                                             
    Federación Cántabra de Espeleología 1996.

7. Boletín Cántabro de Espeleología 9.                                                                             
    Federación Cántabra de Espeleología 1993.

8. Boletín Cántabro de Espeleología 6.                                                                             
    Federación Cántabra de Espeleología 1985.

9. El Karts de Udias. Su estudio espeleológico.                                                                     
    Federación Cántabra de Espeleología 1983.                                       

lunes, 15 de enero de 2018

Catalogo de Cavidades del Municipio de Pielagos Actuaciones Espeleologicas 1986-2003

Historia de las investigaciones

En el norte de España las cuevas fueron utilizadas desde los primeros asentamientos humanos del Paleolítico Inferior hasta la Edad Media. En épocas moderna y contemporánea, apenas sirvieron las entradas de algunas cuevas como refugio de ganado menor, infundiendo éstas gran respeto, acaso temor, a los lugareños. De hecho, en la mitología popular son identificadas como divinidades malignas (los Ojáncanos/as), seres míticos similares a los que aparecen en otras regiones (García Lomas, 1964), como el Polifemo de la Odisea, personificación del volcán.

En Cantabria, las primeras exploraciones en cavidades se vinculan a la investigación arqueológica. Pioneros de la arqueología regional, tales como E. de la Pedraja, M. Sanz de Sautuola y J. Vilanova y Piera excavaron la cueva de Covalejos, a finales del siglo XIX (Madariaga, 1972). Con anterioridad no se conocen noticias sobre las cuevas de Piélagos, excepto en un mapa del siglo XVIII, donde aparece una cueva situada en Puente Arce, con el nombre de Tobal, actualmente no identificada. En el libro Cavernas y simas de España de G. Puig y Larraz (1896) sólo aparece citada la cueva de Covalejos.

Hasta los años sesenta del siglo pasado no comenzaron en Cantabria los estudios sobre el karst y sus ciencias auxiliares, con el desarrollo de la Espeleología, aunque tímidamente y de forma muy parcial. En efecto, las principales aportaciones hacen referencia a las descripciones de cavidades y a la topografía de las mismas.

Este desarrollo a nivel regional está muy ejemplificado en el caso de Piélagos, donde la historia de las exploraciones de las cuevas es muy importante, si bien muy ligada a la cuestión arqueológica.

Fueron descubiertos en octubre de 1935 por el Dr.H.-J. Stammer en la cueva de Santián. Trabajos sobre ellos son debidos al prof. Dr. Pierre A. Chappuis, director del Instituto de Espeleología de la Universidad de Cluj, en Rumanía (Chappuis, 1937). Las nuevas especies de crustáceos halladas pertenecen a los copépodos harpactícidos Moraria (Moraria) varica y Parastenocaris cantabrica. También es interesante reseñar que el abate H. Breuil recogió fauna cavernícola terrestre en esta cueva para el prof. Dr. René Jeannel, de la Universidad de Toulouse, en Francia (Jeannel, 1910; Bellés, 1987).

En los años cincuenta del pasado siglo fue el equipo de Camineros de Diputación quien investigó las cuevas con el fin de descubrir nuevos yacimientos prehistóricos (Muñoz et al., 1988). Además de excavar el vestíbulo de la cueva de Santiyán, que rebajaron hasta la base de la secuencia para acondicionarla para las visitas (W.AA., 2002; Muñoz y Montes, 2003), este equipo debió de excavar algunas otras cuevas del municipio, pudiéndoles atribuir las excavaciones en el vestíbulo de la cueva de Las Cubrizas y en toda la cueva de Murciélagos II, sin que estos extremos hayan podido ser contrastados. Además, a este grupo se debe el hallazgo de la cueva de Los Cirrios, donde realizan algunas catas de reconocimiento, hallando yacimiento prehistórico (Muñoz et al., 2003).

También en los años cincuenta se producen visitas a varias cuevas del Monte Picota (Los Cirrios de Mortera y Carmen Arias) por parte de bioespeleólogos franceses, en concreto del Spéléo Club de Dijon: L. Derouet, E. Dresco, M. Dury y J. Negre, dentro de un programa de investigación de los arácnidos cavernícolas de las cuevas de la región (Derouet et al., 1955; Derouet y Hubert, 1971).

En los años sesenta se ralentizan las investigaciones y únicamente resalta el hallazgo, en superficie, de varios cráneos prehistóricos en la cueva de Los Hornos (o de Los Refugios) por parte de un particular llamado J. Herreros (León, 1973), y la realización de varias calicatas en la cueva de Los Cirrios de Liencres por parte de miembros del Grupo de Espeleología de Monte, que luego se integraron en la Sección de Espeleología del Seminario Sautuola S.E.S.S. de Santander (Coterillo et al.,1962).

A principios de los setenta la S.E.S.S publica el primer catálogo de las cavidades del municipio, mencionando las cuevas de Los Hornos (o de Los Refugios), Carmen Arias, Los Cirros, Covalejos y Mortera (León, 1973). Este catálogo es básico, ya que es el primero publicado del municipio de Piélagos. Era muy completo para su época, si bien no considera, incomprensiblemente, la cueva de Santillán (o Santián), ampliamente conocida por las manifestaciones rupestres y por el cráneo humano atribuido al Paleolítico por V. Andérez, que fue presentado en una publicación del Patronato de las Cuevas Prehistóricas de Santander, de gran difusión en la época (Andérez, 1958). Se publica información de gran interés de la cueva de Los Hornos (o de los Refugios). De las cuevas de Los Cirros, Carmen Arias y Mortera, se ofrecen informaciones muy someras, basadas en las publicaciones de los bioespeleólogos franceses, donde sólo hay datos concretos y de primera mano de la cueva de Los Cirrios de Liencres, en la cual señalan el yacimiento arqueológico. Del resto de las cuevas los datos están extraídos de las mencionadas publicaciones, siendo muy confusos. De hecho, las cuevas de Carmen Arias todavía no ha sido reconocidas; la mencionada como cueva "de Los Cirros" debe de ser un error de imprenta; y la de Mortera, probablemente se trate de la cueva de Los Cirrios de Mortera, muy conocida en la zona (León, 1973).

También a principios de los setenta hay algunas investigaciones de carácter arqueológico, como las realizadas por A Moure Romanillo, miembro del Seminario Sautuola, sobre la cueva de Covalejos(Moure, 1968), y las efectuadas por K. Butzer en la misma cavidad, donde interpreta la amplia secuencia estratigráfica de la cueva, atribuyendo los niveles inferiores a fases pre-würmienses (Butzer, 1981), estudios actualmente muy superados.

A principios de los setenta se produce la primera exploración sistemática de las cuevas del municipio de Piélagos por parte del grupo espeleológico G.E.YMA del Astillero (Muñoz y Bermejo, 1987; Peñil et al., 1986). Este grupo tuvo escasa actividad y sus exploraciones fueron muy limitadas, quedando únicamente el testimonio de la recogida de algunas cerámicas en Las Cubrizas -conservadas en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (Bohigas, 1986)-, y de algunas desafortunadas pintadas en el sistema Covalejos-EI Cotejón.

Comenzando los años ochenta miembros de S.E.S.S. realizaron algunas exploraciones en Piélagos, que dieron como resultado el hallazgo de varias simas en la zona de Las Cubrizas. Dichas exploraciones fueron dirigidas por L. Bohigas, quién realizó el plano topográfico de al menos dos de ellas.

En las últimas décadas del siglo XX se han investigado varios yacimientos arqueológicos; A. Moure Romanillo realizó el estudio de Arte Rupestre de la cueva de Santián (Moure, 1991-1992; Moure 2000), y un equipo dirigido por Ma A Valle Gómez investigó la cueva de Los Perros o Las Penas (Valle y Serna, 2004; Serna et al., 2005).

Por último, en los últimos años han aparecido de forma casual otras cavidades como Pedruquios (señalada por J.A. García Munúa), Calabazas (Montes et al., 2004) y la sima de La Valleja 11 (por Mortera Verde) y las cuevas de Los Reales I y II (por un miembro del C.A.E.AP. acompañado por miembros de la Guardia Civil del SEPRONA).

Exploraciones espeleológicas del G.E.I.S. "Carballo/Raba" en Piélagos

Desde la fundación del grupo G.E.I.S. C/R uno de los principales objetivos del grupo, quizás el más importante, fue el estudio y la exploración de las cuevas de Piélagos (C.AEAP., 1980-1981, 1984; Muñoz et al., 1987, 1988; Muñoz y Malpelo, 1993; Luque, Muñoz y Serna, 1995), y aunque legalmente la fundación del grupo fuera en 1986, éste funcionó con anterioridad a esta fecha, como una sección del C.AEAP., con el que siempre ha estado vinculado pero con objetivos claramente diferentes; el uno orientado a la Espeleología y el otro a la Arqueología (CAEAP., 2003).
Así, a finales de la década de los setenta del pasado siglo, comenzaron las exploraciones sistemáticas del municipio de Piélagos, revisándoseademás la mayoría de las cavidades descubiertas previamente. En esta época se reconocieron 11 cuevas que se publicaron en la Carta Arqueológica de Piélagos (Muñoz et al., 1981-82).

En la primera mitad de la década de los ochenta se produjo una ralentización de las exploraciones, aunque se reconocieron hasta 71 nuevas cavidades, la mayoría inéditas y de interés arqueológico. Se procura la publicación de los resultados obtenidos (Muñoz, 1992; Montes y Muñoz, 1998). Otras publicaciones del grupo contenían abundantes citas de cuevas de Piélagos, especialmente en el capítulo de fauna cavernícola, con los arácnidos del orden Opiliones y superfamilia de los Ischyropsalidoidea (Luque, 1991, 1992). También es reseñable el artículo que se publicó en colaboración con el C.AEAP. sobre las topografías de las cavidades arqueológicas de Cantabria, en cuya segunda zona se incluyen las cuevas arqueológicas de Piélagos (Muñoz et al., 1987). Por otra parte, varios miembros del grupo publican artículos de conservación del Patrimonio (Muñoz, 1988), como el referido al impacto de las canteras (Gómez Arozamena, 1988).

A principios de los noventa crecieron notablemente las exploraciones en el territorio de Piélagos,con respecto a los años anteriores. Las investigaciones se centraron en la zona kárstica de Covalejos y Los Covachos del Peñajorao, ya que estaba en marcha un ambicioso programa investigador centrado, precisamente, en la documentación y estudio del karst de Peñajorao (municipios de Piélagos y Camargo) (Luque et al., 1995, 1997; Luque, 2001 a). Dentro de este estudio se llevaron a cabo actuaciones arqueológicas en varias cuevas (con el oportuno permiso de la Consejería de Cultura y Deporte): Calero 11, Portillo del Arenal, El Mato, Las Cubrizas, La Raposa y el Abrigo de Barcenilla (Muñoz y Morlote, 2000; Morlote y Muñoz, 2000a, 2000b).

En 1994 se colabora con técnicos de la Universidad de León en el "Inventario Nacional de Hábitats y Taxones de interés Comunitario susceptibles de pasar a formar parte de la Red Natura 2000: Región Biogeográfica Atlántica", con el objetivo prioritario de obtener una primera aproximación de la Biodiversidad Subterránea de Cantabria (Luque, 1994). A instancias de la Dirección General de Montes y Conservación de la Naturaleza del Gobierno de Cantabria, entre 1997 y 1998, se efectuaron diversas colaboraciones con el equipo del departamento del CITIMAC de la Universidad de Cantabria, con el propósito de preparar una Lista de Lugares de Importancia Comunitaria (L1Cs) derivados de la Directiva 92/43/CE de Hábitats en Cantabria (Luque, 1998). Fruto de ello se ha obtenido una amplia relación de áreas kársticas de gran interés bioespeleológico, catorce en total (entre las que se encuentra la cueva de Los Covachos del Peñajorao) que constituyen una base de datos soporte de información relevante sobre la fauna cavernícola y los murciélagos en Cantabria (NGS, 1999).
A nivel de publicaciones hay que mencionar las primeras exploraciones en la cueva de Los Covachos del Peñajorao, y el estudio fenológico sobre la fauna opilionológica de Cantabria, ambos trabajos publicados en el V Congreso Nacional de Espeleología celebrado en Camargo-Santander (Muñoz et al., 1992; Luque, 1992). Asimismo, se publican en colaboración con el C.A.E.A.P. diversos artículos de cavidades arqueológicas, destacando el referido a las cavidades sepulcrales de Cantabria, en el VI Congreso Español de Espeleología celebrado en La Coruña, donde se incluyen las cavidades sepulcrales de Piélagos (Muñoz y Malpelo,1993).

A finales de los años noventa y mediados de 2002, con el propósito de concluir las investigaciones y la publicación de las cavidades de Piélagos, se catalogan gran número de cavidades (Montes y Muñoz, 1998). destacando la Torca de Los Hoyos de San Pantaleón, con la mayor profundidad en vertical (112 m) del municipio (Luque, 2001 a). Además, junto al grupo inglés de "Expedition to Matienzo" se completa la topografía del acuífero kárstico de Fuente La Vieja-El Cubillo-Los Covachos del Peñajorao (Luque et al., 1995, 1997; Luque, 2001 a), consiguiendo una de las mayores cavidades con sus más de 11,5 km de recorrido (sin finalizar las labores topográficas)- próximas al litoral cantábrico peninsular (León García, 1997; Puch, 1997). Por otra parte, los compañeros geólogos Francisco Fernández Ortega y Ma Carmen Valls Uriol publican un selecto y lujoso libro fotográfico de las cuevas de Cantabria, entre las que se encuentra el sistema kárstico de Fuente La Vieja-Cubillo-Los Covachos del Peñajorao (Fernández y Valls, 1998). Por esas mismas fechas también se colabora con el Grupo de Espeleología Bathynellidae de Madrid, prospectando dicha cavidad junto a los compañeros Carlos Puch, Ana 1. Camacho y Fidel Molinero. En la década de los noventa del pasado siglo se han practicado distintas intervenciones arqueológicas en varias cavidades del municipio:

La aparición en 1993 del conjunto de pinturas paleolíticas de la cueva del Calero II y del hallazgo de la cueva del Portillo del Arenal en 1995, cuyos descubrimientos fueron protagonizados por miembros del G.E.I.S. "Carballo-Raba" y C.A.E.A.P., obligó a continuar los estudios espeleológicos y aún hoy continúan- en toda la zona arqueológica natural de las cuevas de Covalejos, El Pendo y Los Covachos del Peñajorao (Muñoz, 1996; Muñoz et al., 1996; Valle et al., 1998; Muñoz y Morlote, 2000; Morlote y Muñoz, 2000a, 2000b; Luque, 2001 a; Muñoz y Montes, 2003; Ruiz y Muñoz, 2003; Muñoz y Gómez, 2004; Sanguino y Montes, 2005). También es reseñable el trabajo publicado sobre la Biodiversidad Subterránea de Cantabria, que recoge casi un centenar de endemismos estrictamente cavernícolas y donde se resalta la singularidad del karst de Piélagos por la profusión de especies nuevas para la Ciencia (Luque, 2001 b).

Resumiendo, las investigaciones espeleológicas del G.E.I.S. "Carballo-Raba" en Piélagos, comenzadas a finales de los setenta del pasado siglo hasta la actualidad, han conseguido importantes resultados con el reconocimiento de un centenar de cavidades, donde han participado 12 miembros del grupo: Emilio Muñoz Fernández, Alejandro Bermejo Castrillo, Víctor M. Crespo Lastra, Carmen San Miguel Llamosas, Carlos González Luque, Jesús Gómez Arozamena, Jesús Ruiz Cobo, José Manuel Morlote Expósito, Ramón Montes Barquín, Ricardo Prieto Herrera, Peter Smith Ramón Crespo Lastra y Daniel Perlacia García.

Asimismo, han colaborado en la árdua tarea de catalogación y procesado, diferentes entusiastas y colaboradores, miembros y/o ex-miembros del grupo: Andrés Cabezas Ruiz, Belén Malpelo García, Ramón Tausía Ruiz, Mariano Luis Serna Gancedo, Ángeles Valle Gómez, Miguel Ángel Pérez Pontón, José Manuel Ayllón García, Jesús D. Salmón Daza, Javier Herrera Rovira, y los compañeros ingleses, Phil Papard, Juan Corrin, Peter T. Eagan, Liz Cowle y Steve Openshaw, entre otros.

Por último, los trabajos han contado siempre con el pertinente permiso administrativo de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria, además de sufragar parcialmente nuestros trabajos de campo, entre 1987-1990 y 1995-1998. Por otra parte, el Ayuntamiento de Piélagos ha apoyado institucional y económicamente nuestro proyecto de publicación de esta obra e impulsando decididamente su realización.


Bibliografia

2007 Varios Autores "Catalogo de Cavidades del Municipio de Pielagos Actuaciones Espeleologicas 1986-2003".

jueves, 9 de noviembre de 2017

Historia de un Pueblo

Lucia Ibañez Mier (S.A.E.C.)

De muchos es sabido que en muchos pueblos de nuestra región siempre existe alguna historia que contar a cerca de su origen , de la fama de la gente , de alguna anécdota curiosa , en fin , de todo aquello que por su propio mérito , par a bien o para mal , merezca el beneplácito del recuerdo. Nosotros, nuestro grupo, recogimos de una forma directa y cordial todo lo que pudimos acerca del vivir y del pensar de unas gentes que, sin saberlo , han estado donde o otros , hace muchísimo tiempo, ya existieron en el albor de los tiempos.
Desgraciadamente, la historia generacional se remonta a tan sólo o 2 o 3 siglos en el pueblo de Muñorrodero, pero pensamos que es interesante escudriñar en el la. No sólo por el hecho de conocerla si no también porque es una fuente muy rica en información sobre vocablos y topónimos.
De esta manera se comenta en el pueblo que e l origen de su nombre se debe a que antaño viví a , donde hoy está ubicado el lugar llamado el Rivero, un pescador de apellido Muñoz, que tenía buena fama como redero( fabricante de redes ) y , siempre que se hacía alusión al lugar , lo normal era decir ". . .donde Muñoz el redero.. .". La evolución de la frase es bastante sencilla y através de los años pudo devenir en Muñorrodero.
Algo parecido sucede con la Fuente del Salín, más conocida a raíz del descubrimiento de las pinturas , en la que la gente ha denominado también desde hace años ( a nivel de tatarabuelas , por l o menos), como los Ojos de Mar, en la creencia de que era peligroso acercarse , pues uno podría ser absorbido por los dos agujeros y aparecer , ya difunto , en e l cercano mar cantábrico.

Sin embargo, es más lógico centrarse en la explicación que dan las gentes sobre el origen del salín. viene de que antiguamente, ea la zona conocida como el Rivero, existió un puerto de poco calado , donde los barcos entraban con mineral de hierro destinado a las herrerías del valle ( origen del actual Herrerías ) , para luego volver a cargar el hierro junto con harinas para ultramar y por ahí "salían” Los barcos. Hoy día aún se aprecia una vieja piedra donde los amarraban. Todo se fue al traste cuando se construyó el primer puente del ferrocarril , pero, al menos, perduró la historia que da nombre sin querer lo a una importante cueva, la fuente del salín.

REFERENCIA
Boletín Cántabro de Espeleología 6
Federación Cántabra de Espeleología
Santander 1985

martes, 3 de octubre de 2017

Cueva del Tio Marcelino (Tudanca)

Población: La Lastra (Tudanca).
Tudanca es un municipio y localidad de la comunidad autónoma de Cantabria (España). Está situado en la zona occidental de la comunidad a 96 kilómetros de la capital, Santander. Tudanca se encuentra encajado en el valle del Nansa, por lo que pertenece a la comarca de Saja-Nansa. Su cota máxima es de 1815 metros y, su cota mínima, de 244 metros.

Descripción: boca de grandes dimensiones que no se hace visible hasta encontrase a su altura, continúa por una rampa descendente hasta llegar al rio, a la izquierda nos encontramos con varias salas utilizadas en la antigüedad para curar los quesos.
Continuando por la galería principal a la derecha nos encontramos con la sala Tudanca, en esta hay otra sala superior. Continuando remontando el rio la galería, terminando a los 291 metros en un sifón.

Por la izquierda comienza una rampa ascendente que nos lleva a una zona donde nos encontramos a la izquierda una galería colgada que termina a los pocos metro, si continuamos subiendo hacia la derecha llegamos a un gours profundo y a una colada de +8 donde a la derecha comienza una galería con una galería con forma de tubo de presión que desciende hacia el sifón. Esta galería continúa hasta llegar a una diaclasa impenetrable. Volviendo al inicio de esta galería, donde continuamos escalando por la colada, hasta tener que superar una zona vertical de 4 metros, aquí comienza una galería con formaciones que termina en una rampa descendente.

EXPLORACIONES

19 de Abril de 2006, enviados por la Federación Cántabra de Espeleología,  localizamos la Cueva del Tío Marcelino.
Exploramos unos 50 metros, y el caudal del rió aumentaba a medida que avanzamos, decidimos abandonar por la fuerte corriente del rió.

30 de abril de 2006, exploración de la galería principal llegando al
Sifón, continuamos por la izquierda ascendiendo por una rampa que nos lleva al una zona de galerías colgadas, por falta de material abandonamos la exploración.

8 de mayo de 2006, comienzo de la topografía de la galería principal.y del primer nivel de las galerías superiores.

28 de agosto 2006, escalada artificial de +8 metros, en una colada, a la derecha nos encontramos con una galería de 80 metros con varias galerías estrechas.

7 julio de 2007, nueva escalada a una galería colgada situada a la izquierda, esta es de carácter ascendente, terminando a los 10 metros colmatada por sedimentos arcillosos.


18 de Agosto de 2007, exploración de varias galerías estrechas en forma de tubos de presión, situadas sobre el sifón final.

25 de Agosto de 2007, exploración de varias chimeneas en la galería principal, comunicando la galería principal y las nuevas galerías por varios accesos.

8 de septiembre de 2007, debido al aumento del caudal del rio, de la galería principal, tenemos que abandonar las exploraciones hasta el próximo verano.

5 de septiembre de 2009, continuamos la exploración de las galerías superiores , escalando a una galería colgada, esta termina a los pocos metros en una pronunciada rampa descendente que se colmata en sedimentos arcillosos. 
Comenzamos la desistalacion de las cuerdas fijas que tenemos en algunas zonas de la cueva.


Participaron en las exporaciones
A González 
F. Rebanal 
P. Moral
J.L. Alonso

Tudanca (Cantabria)

Encuentro en la Cueva del Tio Marcelino

REFERENCIA
1.-Asociación Deportiva Pico Tres Mares (Diario de actividades)
Santander 2006, 2007 y 2009.

2.-Wikipedia.



miércoles, 6 de septiembre de 2017

Trabajos en el Karts de Riotuerto 1978-1982

Introducción

Alfonso Pintó, Teodoro Palacios y Felipe Canales

El día 17 de Septiembre de 1978, con motivo de una salida a la zona a la que vamos a referimos, hablamos con Arturo Perez Gomez, compañero de trabajo, amigo y vecino de La Lombana, y en ese momento concejal del Ayuntamiento de Riotuerto.

En el transcurso de la conversación surge el tema de los fenómenos kársticos de la zona y, a lo largo de la misma una idea se va esbozando hasta acabar por tomar forma definitivamente.

Después de recordar nuestras primeras salidas a las cuevas del Zorro y Canonigo-Magdalena en nuestra, epoca juvenil, pensamos que sería interesante sacar a la luz todos los otros fenómenos allí existentes, no por menos conocidos menos importantes.

Pesaba a nuestro favor el hecho de que estos lugares no habían sido estudiado.s sistemáticamente con anterioridad, al menos nosotros no conocíamos ninguna publicación al respecto. Esto, unido a la oferta de colaboración de Arturo Perez, hizo que nos decidiésemos definitivamente.

Una vez de acuerdo en dedicar por entero nuestros esfuerzos al Karts de Riotuerto el tiempo que fuera necesario, comenzamos el análisis detallado de aquellos pormenores que pudieran ir surgiendo a lo largo de lasexploraciones, al objeto de tenerlos previstos aún en sus menores detalles.

A lo largo de cuatro años se han sucedido las exploraciones con los resultados que más adelante se detallan, y que por nuestra parte han sido enteramente satisfactorios.

Hemos pretendido analizar todos y cada uno de los fenómenos allí exjstentes por pequeños que fueran. Entra dentro de lo posible que alguno o algunos hayan escapado a nuestras pesquisas y a las de los que nos han ayudado en las labores de campo. Si es asi, desde aquí pedimos disculpas y solicitamos de aquellas personas que los conozcan y no los vean reseñados, nos lo haga saber al objeto de que sean incluidos en el futuro, y de esta forma, ampliar nuestro estudio. Desde ahora agradecemos esas colaboraciones.

Si bien es cierto que a nivel humano en ningún momento nos ha faltado apoyo y aliento, no hemos tenido ningún tipo de ayudas materiales nunca las hemos buscado lo que nos ha permitido hacer las cosas a nuestra manera y sin ingerencias. de tipo alguno. Esta fue una premisa que nos planteanlos desde el primer momento.

Queremos agradecer a Jose Luis Agúero (El Ovejero) y a su hijo Angel su ayuda desinteresada en la localización de algunas cavidades, así como a los hermanos Cobo Arnaiz-Florentino y Abel que
nos señalaron y acompañaron a cavidades próximas a sus fincas. Nuestro compañero Juan Capa nos ayudó cuantas veces se lo pedimos.

Tenemos que referimos muy especialmente a Justo Pozas, compañero inseparable desde el momento en que le conocimos, de forma casual, el dia 17 de Diciembre de 1978 durante una de sus correrías cinegéticas. A partir de ese momento fue un campanero más del equipo, que no se conformaba con las exploraciones que hacíamos sino que él solo en sus ratos libres y aprovechando la proximidad, reside en Rucandio, se dedicaba a localizar nuevas cavidades, con lo que agilizábamos mucho el trabajo.

En la parte histórica y geográfica hemos contado con el asesoramiento de Arturo Pérez, la reseña histórica que incluimos en este trabajo es suya. Algunos cafés, tomados en su casa a horas intempestivas, también nos fueron de gran ayuda en no pocas ocasiones.

Coincidiendo con las fechas en que hemos realizado estas exploraciones han aparecido en el mercado una serie de materiales nuevos, preferentemente para el descenso de verticales bastante numerosas en esta zona que han servido para facilitarnos el estudio de las mismas. Siempre hemos preferido contar con nuestro propio material y hemos procurado que este fuese el más moderno, tanto de exploración como el científico o el de topografía, ya por nuestra propia seguridad como por la precisión y veracidad de los trabajos.

La planimetría la hemos realizado con brújulas Recta  y Wilkie  y cinta métrica en los trabajos más sencillos
empleando "topofil" en todos aquellos en los que ha sido preciso realizar trazados poligonaies y medidas de desniveles. Las lecturas con brújula han sido realizados en muchos casos en ambos sentidos (a la entrada y a la salida).

Los restantes materiales han sido los que habitualmente se utlizan en este tipo de exploraciones, de manera que no cansaremos al lector con un inventario detallado que no hace al caso.

Lo que si quisiéramos destacar es que, a pesar de contar con el matenal adecuado para utilizar el método "DED" en verticales, hemos efectuado casi  todos los descensos apoyados con tren de escalas y cuerda estática de 11 mm., dada la poca profundidad de la mayoría de los fenómenos visitados.

Hemos utilizado cartografía a escala 1/5000 y fotografla aerea.

Todos los sistemas: material, fotografía, bibliografía etc. han sido minuciosamente preparados con antelación,
discutidos y razonados a lo largo de muchas horas de trabajo y estudio. Se han tenido en cuenta los puntos de vista de cada uno, a veces dispares, y se han cotejado varias veces cuando albergábamos la más pequeña duda..

El resultado de todo este trabajo está ahora en tus manos. Esperamos que pueda ser útil, en cuyo caso no habrá sido en vano.

REFERENCIA
Boletín Cántabro de Espeleología 12
Federación Cántabra de Espeleología
Santander 1996

sábado, 1 de julio de 2017

Las Anjanas de Carmona. Nueva cavidad del Bronce en Cantabria

Carmelo Fernández Ibañez (S.E.S.S.) 

Al norte del pueblo de Carmona (A) se halla el monte llamado Castro de las Anjanas; que dando cara al de Peña Mena, es donde se ubica el único yacimiento arqueológico conocido hasta ahora en la zona, que es la necrópolis altomedieval organizada en torno a la ermita de las Lindes (1, pp. 145-146). Muy cerca de la falda del citado monte del Castro se ubica una angosta cavidad, conocida por los lugareños como cueva de las Anjanas. Alrededor de su nombre, francamente sugestivo, pululan toda una serie de narraciones mitológicas que relacionan al buen personaje de la Anjana (2, pp. 95-111)(3, pp. 11-30) con ciertos hurtos de boronas en el pueblo de Carmona, aprovechando que las vecinas de la localidad se encontraban faenando en el campo (2, p. 101).

Para llegar a nuestra cavidad (un tanto dificultoso de explicar por escrito) tendremos que salir del pueblo por la carretera que lo atraviesa en dirección a Puente Nansa. A eso de un centenar de metros y a la derecha, junto a la citada carretera, sale un camino que asciende monte arriba, junto a un canal seco en época estival, más no en invierno, que responde al topónimo de los Trillos; corre ladera abajo con gran inclinación hasta confluir en el río Quivierda, afluente del Nansa. Al final de dicho camino, en muchos tramos empinado y dificultoso por el denso matorral que nace por doquier, nos deja frente a un pequeño farallón calizo donde se abre la cavidad.

Material Arqueológico 
En los fondos del Museo Regional de Prehistoria y Arqueología de Santander se guardan tres paquetes, dos de cerámica y uno de huesos, provenientes de esta cavidad, cuya clasificacion y características generales nos proponemos describir. Para su más fácil comprensión y análisis lo distribuiremos en dos grupos:

Cerámica (5): Lo componen una treintena de fragmentos realizados groseramente a mano, de paredes generalmente gruesas, con desgrasantes artificiales de tamaños medios y grandes en rocas calizas y de cuarzo, que oscilan entre los 0'5 mm. y los 5 mm; los mayores estan adicionados por norma a los
restos de vasijas de mayor tamaño. Las porosas pastas cuyos grosores van de 0'9 a 1'2 cms. (excepto una base de 1'7) estan cocidas en fuegos reductores que han dado coloraciones al exterior marrones y ocres en su mayoría, e interiores obscuras (marrón y negro).

Hemos de resaltar el hecho de la existencia de cuatro fragmentos lisos de panza, de espesores finos (0'9-1 cms.) con la pasta más compacta que el resto del material y superficies bruñidas al exterior.

Si distribuimos nuevamente el lote, encontramos primeramente tres bordes (Figura II, 1-3) de vasos grandes, labios redondeados convexos, con zonas de unión al cuello rectos en dos casos y convexa en uno (exvasado). Las decoraciones plásticas se realizan mediante digitaciones, ungulaciones aplicadas sobre cordones irregulares paralelos al labio y mamelones (en un sólo caso), poco resaltados todos ellos. 

De todo el conjunto, los fragmentos de panza son los que suman mayor número, llegando a la cifra de ventiseis. Todos (excepto los cuatro aludidos de mejor acabado) llevan adicionada sobre la superficie exterior una capa de barro plastificado una vez conseguida la forma, con el finde procurar un acabado rugoso. En diecisite casos no es perceptible apreciación alguna, a excepcion de algun que otro resto de escobillado, con el fin posiblemente de alisar la aspera superficie. Tres objetos portan restos de cordones con las caracteristicas ya vistas anteriormente, decorados a base de incisiones digitadas-unguladas, o bien digitadas solamente (Figura II, 4-6).

Finalmente nos resta comentar dos fragmentos decorados, uno con las ya clasicas dedadas tan comunes en la provincia (Figura II, 7) y otro con un resto de mamelon irregular de planta descendente a circular y seccion trococonica. Tan solo contamos en cuanto a bases-fondos con un unico ejemplar muy grueso,
de fondo levemente convexo y base irregular lisa (Figura II,8).

Material Oseo: Existen doce evidencias humanas y animales, distribuidas en: 1º.-restos humanos (1 falange, 1 fragmento de húmero, 1 fragmento de tibia), 2º.- restos animales (Cervus elaphus, lª falange; Felix silvestris, 1 humero derecho; Ovis aries o Capra hircus, 2 fragmentos de costilla, 1 humero derecho, 1 fragmento de craneo, 1 molar M1 o M2 inferior izquierdo, 1 molar M1 o M2 superior izquierdo, 1 fragmento distal de  metatarso.

Aproximación cronológica
Como dato primario atribuiremos a las Anjanas una finalidad de caracter funerario, en la cual los inhumados (por ahora con datos de un número minimo de individuos de un cadaver) se les depositaria un ajuar ceramico y de alimentacion (ciervo)(B). Por otra parte, la angostura del espacio a utilizar abona lo que los restos de por si denuncian, como son los casos hallados en un buen numero de yacimientos del vecino Pais Vasco (6).

Cronologicamente hablando, los hallazgos son un tanto exiguos como para apuntar a un momento concreto, ya que seria necesaria una revision del yacimiento (c); no obstante las características apuntadas en las ceramicas pueden aclararnos algo nuestra busqueda.

En la Provincia los grandes vasos llamados comunmente de "almacenamiento", como son los nuestros, suelen ser portadores de una caracteristica, decorativas, de factura y hallazgo muy peculiares. Las escasas variantes tipologicas, todas ellas ovoideas, presentan pequeños fondos amplias,  que varían tan de solo sus en el cuello recto o ligeramente abierto. Sobre la superficie de sus gruesas paredes y abarcando la mitad e incluso 2/3 
de ellas, se aplica una capa de arcilla, cuya superficie queda rugosa, o bien se pasan sobre ella los dedos (dedadas) e inclusive se pellizca.

El resto de la superficie queda exenta de dicha capa y por lo tanto lisa, entre una gama de posibilidades (que aqui reducimos a las que mas nos interesan)  esta la de aplicar cordones paralelos al borde, de variada seccion aunque poco resaltada, sobre los que se procuran incisiones corridas digitadas, unguladas o bien ambas, asi como mamelones tambien de diferentes formas (7, pp. 68).

La aparición de este tipo de hallazgos se encuentra muy esporadicamente en el Eneolitico Final (cueva de la Castañera. IV) para hacerse comunes en Cantabria en el llamado Bronce Pleno (7, p. 70; 8, p. 109), llegando a su maxima expasion hacia el Bronce Final (7, p. 68; 8, p. 114).
No obstante su relacion con los ritos funerarios o de depositos, se hace patente en el Bronce Pleno o tambien llamado Antiguo (7, p. 70),hacia donde "quizas" deba ladearse dejando nuestro yacimiento. No dedeberemos axiomatizar nunca la atribucion, dejando la denominacion de "Bronce" sin mas, como alternativa.

Notas
(A) El pueblo de Carmona se encuentra ubicado en el municipio de Cabuérniga, distando once kilómetros de la capital del ayuntamiento. Su altura sobre 
el nivel del mar es de 238 m. (4). 

(B) Es muy probable que la aparición de gato montés sea debida a que el lugar fue en otro tiempo morada de esta especie, pues sus restos nunca van unidos a los ajuares funerarios. Respecto a la cabra u oveja, su deposición como parte del ajuar alimenticio es probable, aunque la mezcla con material moderno  es frecuente, hecho que hace aumentar un tanto el número de restos hallados. 

(C) Recientemente hemos visitado el yacimiento, detectando una remoción en su relleno arqueológico. 

Referencias Bibliográfica
1.- BOHIGAS ROLDAN, R., Los Yacimientos Arqueologicos Altomedievales en el Sector Central los Montes Cantábricos, Tesis Doctoral mecanografiada, tomo I, 
Universidad de Valladolid, 1982, - inédita. 

2.- GARCIA LOMAS, A., Mitología y Supersticiones de Cantabria, Santander, 1964. 

3.- LLANO, M., Mitos y Leyendas de Cantabria, Santander, 1982 

4.- VARIOS, La Gran Enciclopedia de Cantabria, t. II, Ed. Cantabria, 
Santander, 1985, PP. 131 

5.- LLANOS, A. y VEGAS, J.I., "Ensayo de un método para el estudio  y clasificación tipológica de la cerámica", Estudios de Arqueología Alavesa, VI, Vitoria, 1974, pp. 265-313. 

6.- APELLANIZ, J.Mª., "El Grupo de Santimamiñe durante la Prehistoria con cerámica", Munibe, 1-2, San Sebastian, 1975. 

7.- RINCON VILA, R., "Contribución al Conocimiento de la Estratigrafía Prehistórica de las Cuevas de Castro Urdiáles (Santander)", Cuadernos de Espeleología, 9-10, Madrid,· 
1982, pp. 27-74. 

8.- C.A.E.A.P., "Las Culturas Prehitstóricas con Cerámica", Boletín Cántabro de Espeleología, 4, Las Culturas PrehistOricas en las Cuevas de Cantabria, Santander, 1984, pp. 103-128. 

REFERENCIA
Boletín Cántabro de Espeleología Nº6
Federación Cántabra de Espeleología
Santander 1985

lunes, 5 de junio de 2017

HISTORIA DE LAS EXPLORACIONES DEL KARST DE UDIAS 1965-1983

Las primeras noticias sobre la cueva de Udias, proceden de los facultativos de la R.C.A.M. destinados en la mina de Seldelhaya, A partir de cuyas galerías se descubrió el sector central del eje de la cueva, en la primera Década del presente siglo. Fue uno de estos facultativos, Rafael Lecuna, quien encauzo el aprovechamiento del conducto principal de la cueva como eje del trazado de las galerías de la mina. Asimismo proporcionó un primer plano de la cavidad a Mengaud, quien lo incorporo a su obra geológica sobre el norte de España.

Las primeras actividades espeleológicas en la zona se remontan al año 1964, en que miembros de la S.E.S.S. exploraron unos 4.000 m. de la cueva de Udias, así como algunas cavidades menores. Los trabajos continúan, aunque sin gran intensidad, a lo largo de los años 1965 y 1966, en los que la S.E.S.S. intenta localizar la entrada al sistema de la cueva de Udias, a la que se llama también cueva del Río, a partir del valle cerrado de Udias, no logrando resultados positivos.  En estos mismos años se realizan entradas por el pozo minero de Peña Monteros, ya por entonces inactivo.

Durante los años siguientes la actividad espeleologica en la zona es prácticamente nula, aún cuando cabe reseñar las exploraciones conjuntas que en 1967 desarrollaron la S.E.S.S. y el Oxford University Cave Club en la cueva de la Virgen y los trabajos del Grupo Querneto de Madrid en el sistema de la cueva de Udias, penetrando en él durante 1969 a través de la mina del Seldelhaya, sin llegar a publicarse nunca los resultados.

En el año 1973 la S.E.S.S. reanuda las exploraciones y es localizada la entrada natural a la Cueva de Udias. Durante 1974 se inicia un ritmo de trabajo intenso, cuyo resultado más importante es la unión de las dos zonas de la cueva de Udias en el curso de una entrada simultánea por Cobijón y Seldelhaya. A Sí el eje de la cueva se recorre por vez primera en más de 6 Km. lineales. Por otra parte se consigue alcanzar la mina de Novales desde la cueva. A raíz de este empalme, el trabajo se orienta a la localización de verticales. Este trabajo tenía por objetivo la búsqueda de una comunicaci6n vertical con el eje de la cueva. Prosigue hasta 1977 con resultados negativos, ante lo cual se da por concluido lo esencial de la catalogación de simas.

Desde 1978 las labores en la zona se sitúan en la topografía de la cueva de Udias. Con un ritmo lento, pero sostenido, se llego en el mes de Septiembre de ese año a los 7.100 metros topografiados, repartidos entre el eje de la galería activa y los pisos superiores. Era la mayor topografía realizada por S.E.S.S. en toda su historia. En Diciembre se llega a los 10.000 m., extendidos por la totalidad del eje principal, pisos superiores y sus ramificaciones laterales.     En 1979 se remataba el área de la cueva afectada por el laboreo minero, llegando al punto denominado la Gatera.  Al mismo tiempo se proseguía la localización y topografía de otras simas y cavidades de la zona.

Para el año 1981 la S.E.S.S. se planteo como objetivo la exploración y topografía completas del nivel activo, que discurre paralelo al eje fósil utilizado por la R.C.A.M., la exploración a partir de la Gatera y la topografía de la nueva zona que se pudiese descubrir. Para la cobertura de estos fines se solicito y obtuvo una subvención de la Federación Española de Espeleología. Como consecuencia de los trabajos realizados ese año se identificaron tres sectores del nivel activo de la cueva de Udias y se llegó a un total de 13.200 m., aunque no se llegaron a cubrir los objetivos previstos.

A pesar de que se registra una disminución en el ritmo de salidas, en los días 17 y 18 de Julio de 1982 se logra terminar totalmente la topografía de la mente superior a los 13.500 m. Posteriormente, en Septiembre se a comente la topografía de las ultimas cavidades pequeñas de la zona, completadas en el verano de 1983,

SOCIEDAD DE ESPELEOLOGIA SAUTUOLA DE SANTANDER (S.E.S.S.)
Alberto Puerta
Alfonso Bourgon
Alfonso Pintó
Carlos Venero
Emilio López
Francisco Lastra
Gaspar Anabitarte
Javier López Jorde
Javier Suarez
Jesús Gómez
Jose  Ángel Hoyos
José Antonio Arce
Jose León
Jose Luis Andecochea
Jose Manuel Oceja
Jose Manuel Torres
Jose Manuel Vecilla
Juan Antonio Revilla
Juan Carlos Martín
Juan Carlos Martínez Casares
Juan Carlos Menéndez
Juan Jorde
Juan Jose Arnilla
Lalo Sarabia
Luciano Sedano
Luis Crespo
Luis Jorde
Mario Gómez
Miguel Fernández Liria
Miguel Fernández Portilla
Norberto Peñas
Pedro González Movellán
Pedro Zubieta
Ramón Bohigas Roldán
Vicente Manchado
Victor Castanedo
Victoriano Irala
Virgilio Fernández Acebo

GRUPO DE LA LASTRILLA (CASTRO URDIALES)
Carlos Ontalvi
Rolando Fernández Vergara

G.A.E.S. (BILBAO)
Iñaki Latasa
Javier Fernández Sandino
Jose Antonio Ortega
Pedro Fernández Sandino

S.E.I.I. (MADRID)
Félix Martínez
Juan casero
Nieves herrero

REFERENCIA
Boletín Cántabro de Espeleología (Numero monográfico)
El Karst de Udias. Su estudio espeleológico S.E.S.S.
Federación Cántabra de Espeleología
Santander 1983